martes, 18 de junio de 2019

Mejora el trabajo de servicios comunales en la ciudad pinareña

Por lo general, cuando hacemos referencia a un sector tan importante como el de Servicios Comunales, la tendencia es a cuestionar severamente las aristas negativas de tan indispensable labor.

Y ciertamente, como el resto de las Entidades Estatales, no está exenta de problemas que precisan ser resueltos con urgencia.

Sin embargo, hoy tenemos que decir -en honor a la verdad- que apreciamos pasos de avances en aspectos sumamente sensibles, que develan cambios para bien en ese sector.

Hablamos de la buena imagen que muestra el Cementerio Metropolitano, ubicado en la Alameda, sitio visitado por muchos y con mayor asiduidad el pasado domingo Día de los Padres.

A diferencia de otras ocasiones, la limpieza del lugar mostraba atención esmerada por parte de los trabajadores. Toda el área estaba bien chapeada, sin rastro de yerbas o desechos. Se podía transitar con seguridad.

Muchas personas comentaban y admiraban las positivas condiciones del sitio sagrado donde reposan nuestros fieles difuntos.

Este hecho nos induce a pensar que tanta consagración no debe es exclusiva del colectivo de trabajadores del Cementerio Metropolitano, sino que en el resto de la provincia, pudiera ser similar.

Puede que esta sea solo una muestra del cambio que se hará efectivo en Pinar del Río, en esa labor tan amplia e imprescindible que compete a los Servicios Comunales.

Una tarea que va más allá de la recogida de los desechos sólidos, más allá de la poda planificada de los árboles; una tarea dirigida a conservar la higiene y garantizar salud en beneficio de la calidad de vida del pueblo.

jueves, 28 de marzo de 2019

La música, ese necesario alimento para el alma


Afirman los románticos que la música es un alimento para el alma y no carecen de razón. 

A la inmensa mayoría nos provoca bienestar, placer y hay quien la aprovecha para enamorar. Por supuesto, no hay nada mejor para un día de fiesta.

Pero, también es cierto que resulta saludable con un volumen en su justa medida; de lo contrario resulta nociva.

Investigaciones científicas certifican que cuando escuchamos música a elevados decibeles, no podemos percibir siquiera, los propios pensamientos.

Muchos padres sienten preocupación porque sus hijos, no solo la escuchan demasiado alta, sino que andan todo el día con audífonos a tope, lo mismo que en casa, que en plena calle.

Claro, este serio problema no es exclusivo de los adolescentes; otros no tan jóvenes igualmente lo hacen.

Hoy muy a moda están las bocinas portátiles con sonidos estridentes a toda hora, sometiendo a nuestros oídos a un intenso maltrato.

Con el auge de las modernas tecnologías, por más que se diga, por muchas recomendaciones especializadas que se hagan, respecto a lo agresivo que es el ruido, el fenómeno va en ascenso.

De nada vale reiterar que los sonidos fuertes pueden causar alteraciones auditivas y cardiovasculares, además de estrés e irritabilidad.

Vivir rodeados de ruidos y sonidos estridentes es algo que puede, a largo plazo, llegar a perjudicar nuestra salud. Solo que no existen medidas eficaces para sancionar a los inconscientes que tanto daño causan.

Aunque la ley que en Cuba sanciona esas transgresiones existe, es necesario que se aplique como es debido, siempre que la situación lo requiera.

La música, debe constituir alimento para el alma y no podemos admitir que unos pocos la conviertan en instrumento letal.

lunes, 11 de marzo de 2019

Reina el desabastecimiento en los Mercados Agropecuarios Estatales

La inestabilidad en las ofertas de alimentos destinados a la población, aquí en Pinar del Río, es una realidad que abarca el mercado, tanto en divisa, como en moneda nacional.
Por momentos, el ambiente en torno a estos establecimientos se caldea y entonces deducimos que algún producto -de los deficitarios- está a la venta.


El abastecimiento -aunque exiguo- es contexto un tanto regular en la red de tiendas recaudadoras de divisa, pero poco común en los Mercados Agropecuarios Estatales y placitas de la ciudad de Pinar del Río.

Hoy, además del Mercado de La Alameda, con régimen de oferta-demanda y productos de una calidad envidiable, solo el de la Línea -bajo gestión estatal- cuenta con alguna que otra mercancía.
Por su parte los “carretilleros” continúan exhibiendo productos de primera calidad y muy variados, no sabemos de qué manera se las agencian para adquirirlos y mantener estabilidad en las ofertas.

Al menos, en la ciudad pinareña, ese es el panorama en los últimos meses y se precisa un cambio radical, teniendo en cuenta de que no todos disponemos de una economía privilegiada para adquirir viandas, frutas y hortalizas a precios elevados. 

La situación del desabastecimiento en los Mercados Agropecuarios Estatales y placitas requiere de reflexiones juiciosas por parte de los máximos representantes de la Agricultura en la provincia, principales responsables de exigir que se cumplan los compromisos de entrega por parte de los productores.

Además de tener un alto compromiso, junto a otras instituciones como Acopio, de garantizar el abastecimiento de alimentos necesarios, en las diferentes unidades, no solo en el Mercado La Línea, por cierto bien distante para muchos. 

Por nuestra parte continuamos insistiendo en que los mecanismos de comercialización no son los más adecuados, por lo que los máximos responsables deben buscar soluciones para que, el eslabón más débil en esta cadena -el cliente- no siga siendo maltratado.

viernes, 15 de febrero de 2019

Salarios y precios, una gan disyuntiva

El tema de los precios continúa predominando de manera desfavorable, en la opinión de los pinareños.

Y aunque esto se ajusta a toda la red de comercialización, la inquietud popular se centra, en los elevados costos de los productos agrícolas, esos que precisamos llevar a la mesa, cada día.
A nadie le es ajeno la disparidad que existe entre el salario que percibimos y los precios fijados, lo mismo en los Mercados Agropecuarios Estatales, que en las placitas y mejor, ni hablar de los vendedores particulares. 
Estos últimos con mercancías de muy buena calidad, pero casi inasequibles; mientras las Unidades Estatales se muestran deficientemente abastecidas, por lo general.
Lo cierto es que, entre las pocas ofertas y la inmovilidad de los precios -sean el producto de primera, de segunda o tercera calidad-, llevamos siempre la de perder.

Hasta hoy, la Resolución del Ministerio de Finanzas y Precios, que regula los valores mayoristas y minoristas en la comercialización de productos agropecuarios, se incumple; al menos en nuestra provincia.

Quien lo necesite verificar, sólo debe dirigirse a cualquier  Mercado o placita. Con algo de suerte, en algunos de ellos encontrará Ñames rancios y tomates, no muy sanos -por lo general verdes-, con precios como si fueran de primera calidad.

Otro ejemplo que inquieta, está relacionado con el inmutable precio de los frijoles. Por qué razón estamos obligados a pagar 10 pesos o más, por una libra, tenga calidad o no. ¿Por qué se mantienen  a ese precio en contra, a veces, de las elementales reglas del mercado?

Ante estos  hechos,  que  tanto  malestar causan  en  la  población, los inspectores de la Dirección Integral de  Supervisión  (DIS) deben ser más consecuentes con las medidas a aplicar y exigir que se cumpla lo que está establecido referente al descuento del 20 por ciento del precio a los productos de segunda calidad y una rebaja del 40, a los de tercera.

Después de las medidas adoptadas en 2016, para el ordenamiento de la comercialización de productos agrícolas, así como la rebaja de precios de alimentos y otros bienes, pensamos que nuestra realidad iba a cambiar, pero nos equivocamos.

El  engaño  al  consumidor  prevalece y esto no puede, bajo ningún concepto, seguir siendo  un  asunto pendiente para las autoridades implicadas, porque además de atentar contra  la  economía  familiar, va en contra de esa intensión del Estado de implementar medidas en beneficio de la alimentación del pueblo.

jueves, 17 de enero de 2019

Rememoran entrada de Fidel a Pinar del Río

El pueblo pinareño volvió a las calles para rememorar la primera visita de Fidel a la provincia, al frente de la Caravana de la Libertad. 60 años después la historia nos hace vivir tan trascendental acontecimiento.








Yo voto Sí, y tú?

Otro momento trascendental e histórico, vivirá el pueblo el próximo 24 de febrero.

Una vez más somos convocados, por la máxima dirección del país, para en referendo constitucional, decidir el futuro de la nación.

Este 24 de febrero concluiremos, en las urnas, el proceso de renovación de nuestra Carta Magna, un texto con las modificaciones que precisaba.

Entre los diez puntos clave de la Reforma Constitucional, destacan: Cambios en la estructura del Estado, en la institución del matrimonio, ampliación de derechos y garantías, libre disposición de la propiedad, seguridad alimentaria, obligación de proteger a los adultos mayores y personas discapacitadas, además de un Estado comprometido con el circulo infantil de la mujer trabajadora.

El Proyecto reafirma el carácter socialista de nuestro sistema político, económico y social, y el papel rector del Partido Comunista de Cuba.

Ante este nuevo llamado popular nos corresponde asistir y refrendar la Ley suprema del Estado, que recoge en casa capítulo, nuestros deberes y derechos como ciudadanos.

Como parte de la sociedad cubana, mucho más culta, diversa y compleja que la de hace medio siglo, participamos consciente en el análisis de la nueva constitución, hoy con un carácter mucho más inclusivo.

Votar Sí por nuestra Ley suprema, para que vaya a la par de los cambios en la nación, es una necesidad impostergable que hoy manifiesta la voluntad soberana de todo un pueblo.

jueves, 20 de diciembre de 2018

Educar, una obra de infinito amor.

Ser maestro es, además de una profesión hermosa, una vocación y un arte.

Educar no  es solo impartir asignaturas o desarrollar determinadas  corrientes  pedagógicas en la práctica cotidiana; es más bien el  desarrollo  de  múltiples  habilidades y aptitudes  que  ayuden  a  llevar a cabo un proceso integrador donde, junto a los alumnos, se definan como protagonistas esenciales.

Es el maestro quien entrega en clases los conocimientos apropiados a sus discípulos y está encargado de aplicar estrategias y metodologías con la visión de proporcionar las herramientas necesarias para el futuro desarrollo de niños y jóvenes.

De  cada  maestro  depende cuánto avanzan y aprenden en todos los aspectos de su desarrollo físico, intelectual y social, aun cuando la familia contribuya en ese empeño.

Un buen educador es aquel que enseña a descubrir nuevos horizontes,  fomenta la independencia, encuentra nuevas motivaciones, entiende  y comparte inquietudes, además de ayudar a buscar respuestas a innumerables dudas.

Él  tiene la responsabilidad de  crear  para  sus alumnos  un  ambiente  afectuoso, saludable  y  de  bienestar,  en  el  que    encuentren  los  estímulos  necesarios  para  el aprendizaje y -sobre todo- para que se sientan cómodo, seguros y animados.

A quienes, cada día, se entrega a esta hermosa tarea con pasión, no hay mejor fecha para rendirles homenaje, que el 22 de diciembre, jornada de agasajo a esas imprescindibles personas en nuestras vidas. Esa obra de infinito amor que se sintetiza en educar, merece reconocimiento cada minuto.

Solo así será posible compensar la dedicación de aquellos que ponen todo su empeño para que aprendamos no solo las letras y los números, la historia y la geografía; sino para formarnos también en esos valores elementales que son arma fundamental para contrarrestar el egoísmo, la desigualdad y la injusticia, y forjar así la solidaridad, la responsabilidad, la honestidad y la laboriosidad.

Sirva este comentario para homenajear a todos aquellos educadores que ayudaron a nuestras manos a desplazarse sobre el papel y nos enseñaron a leer y escribir.